Corren malos tiempos para las entidades financieras, desde hace unos años la proliferación de sentencias tanto de Audiencias provinciales como del Supremo y del TJUE sobre índices de referencia, intereses y cláusulas abusivas de los contratos hipotecarios ha hecho que la banca española haya tenido que hacer frente a la devolución de muchísimo dinero a sus clientes. Un ejemplo de ello son las sentencias referidas al reparto de los gastos de formalización de hipoteca, es decir, cuando un cliente compra una vivienda y pide un préstamo hipotecario corre con unos gastos correlativos a ese préstamo llamados de formalización, estos normalmente son la notaría, el registro de la propiedad, la gestoría o inmobiliaria, la tasación, comisión de apertura, etc.

Desde hace años comenzó a crecer la polémica sobre este tema, no es justo que el cliente tenga que pagar todos los gastos del contrato hipotecario, lo lógico es que ambas partes, cliente y banco se repartan el pago de esos gastos. La sentencia con más fuerza es la del Tribunal Supremo que si bien no favorece del todo al cliente al no concederle la devolución de al menos la mitad del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (el gasto de mayor cuantía), obliga al banco a devolver la mayoría de los demás gastos por lo que a día de hoy podemos reclamar gastos de notaría, regístro, gestoría y tasación.  No parece que vayan a cambiar mucho las cosas en cuanto al tema de los gastos, pero es importante saber que toda persona que tenga una hipoteca, sea del año que sea y haya pagado estos gastos íntegramente está en su derecho de reclamar este dinero y el banco está obligado a devolvérselo, es decir, a toda persona hipotecada le pertenece la devolución de los gastos de su hipoteca.

No obstante, para poder reclamar este dinero hace falta simplemente conservar a día de hoy la siguiente documentación:

  • Escrituras del préstamo hipotecario, es decir, el contrato del préstamo donde viene el capital que te dejan, los plazos para pagarlo y las condiciones o cláusulas impuestas.
  • Facturas de notaría, registro, gestoría y tasación (o la mayor documentación que tengas de los gastos que en su día pagaste para poder formalizar tu hipoteca).

Los gastos se llevan reclamando ya varios años, es lamentable que en España haya tanta desinformación acerca de los derechos de los consumidores, lo que vemos a diario es gente que se pone en contacto con nosotros sin saber si tiene derecho o no a reclamar su dinero, personas que llevan años dudando de si pueden reclamar o creyendo que no pueden hacerlo porque el banco les ha engañado. No hay derecho a tanta desinformación y falsedad, esto debería estar penalizado, pero los bancos siguen denegando peticiones masivamente sabiendo que están obligados a devolver hasta el último céntimo cobrado de más.

Desde la Plataforma hacemos un llamamiento a todas esas personas que les han denegado sus reclamaciones para que sepan que están en su derecho de reclamar y que ofrecemos la ayuda de un abogado para que se haga justicia y su dinero se les devuelva lo antes posible.